Latín 6 agosto, 2016 kzcanada One comment

El Latín

El momento de mayor esplendor del latín clásico, su denominada edad de oro» (también hubo una «edad de plata»), tiene lugar en tiempos de Augusto, con la prosa de Cicerón y los versos de Virgilio. Después de este momento empieza su declive, hasta convertirse en una lengua muerta.

Después del fin del imperio romano de Occidente en el glo v d. C., el lenguaje hablado por la gente corriente de Europa cambió y se diversifican, dando origen a las distintas lenguas romances. Con todo, el latín se convirtió en una lengua internacional.

El latín, hablado y escrito, fue el idioma dominante del estudio, de la diplomacia y de la Iglesia, por lo menos hasta el siglo XVII, y en algunos lugares de Europa incluso por más tiempo. 2 Paralelamente, sin embargo, el lenguaje literario, en labios de autores que habían estudiado retórica se distanció cio cada vez más del latín hablado.

A pesar de la elegancia de Cicerón y de la grácil fluidez de Virgilio las masas usaban un latín vulgar. Cuando Pompeya fue sorprendida por la erupción del Vesubio en 79 d C., su vida cotidiana quedó petrificada» en un momento específico.

Las excavaciones modernas han revelado, entre otras cosas. ciertas anotaciones en las paredes, grafitis: los muros habían preservado el latín cotidiano de la gente corriente de mediados del siglo. Muchos de estos textos son maldiciones procaces contra los enemigos del autor escritas en un lenguaje muy alejado del de Cicerón y Virgilio.

El latín también cautivó a la Iglesia. En el Mediterráneo oriental el cristianismo se había difundido originalmente entre personas que hablaban griego (y de hecho los primeros obispos de Roma eran todos grecoparlantes).” Los primeros misioneros cristianos y los autores del Nuevo Testamento (de los evangelios y las epístolas) habían usado el griego de uso corriente en el mundo helenístico, conocido como griego común» (koine).

En Roma, sin embargo, los primeros cristianos hablaban y escribían, como era natural, en latín, el latín de la gente común y corriente que era de donde procedían los primeros conversos Además, evitaban el estilo literario ciceroniano porque se lo identificaba con el paganismo de las clases altas. Ahora bien, eso cambió.

Mientras el imperio romano se dirigía a su colapso definitivo, la Iglesia empezó a desempeñar muchas de sus funciones y adoptó el latín y, con él, los mejores elementos del latín ciceroniano y virgiliano. Esto es algo que se aprecia de forma muy clara en las Confesiones de san Agustín, en las que, justo antes del año 400 d.C., expone en un tono íntimo y, por supuesto, confesional su conversión al cristianismo.

Un hecho todavía más importante y determinante para la influencia del latín sobre la Iglesia occidental fue la traducción de la Biblia, preparada por san Jerónimo entre, aproximadamente, los años 380 y 404 d.C.

One thought on “El Latín

Deja un comentario